Aquí recogemos una edición -mal subtitulada- de One A.M. de Charles Chaplin, producida en 1916. Se trata de uno de los vídeos que solía poner Javier Egea en su magnetoscopio, a altas horas de la madrugada cuando estaba reunido con amigos y disfrutaban todos del mismo estado que Charlot.

Anuncios