Etiquetas

La primera ola
le esparció el cabello
por entre los guijos

La segunda ola
negoció en sus labios
la sal y un destino

La tercera ola
le lavó los pechos
rubios y enemigos

Y la cuarta ola
me ató a su cintura
desde donde escribo

Anuncios