El 29 de julio de 1999, Javier Egea moría en su domicilio de la calle Óscar Romero de un tiro que se disparó con su escopeta de caza. Así recogían los medios la noticia:

Anuncios