Etiquetas

Si supieras la noche que me llena,
cómo cultivo sombras en mi huerto,
como nado del mar al negro puerto
del océano triste de la pena.

Si supieras, amor, como resuena
-roto de soledad, pobre y desierto-
el acorde cansado, casi muerto
de un recuerdo de arnor sobre la arena.

Si supieras, amor, como labora
el labrador de penas que me ocupa
de sol a sol, con el antiguo arado.

Si supieras, amor, que soy ahora
el jinete más gris sobre la grupa
del más triste corcel acobardado.

Revista Tragaluz, 1969

Anuncios