Etiquetas

Cimero ya, y en pleno beneficio,
por delante genial, de atrás mezquino,
de raras veleidades del destino
vine a caer en turbio precipicio.

Que en pleno redoblillo del fornicio,
en plena flor del árbol uterino,
ingrata popa mía, no se avino
a sellar con honor tan grato oficio.

Torpe amante quien rompe en un momento
una tarde de amor por ventolero
y arrebatado culo fratulento.

De trompetilla fue, más traicionero,
que por mi raspa fría subió un viento
a entubiarnos el último te quiero.

Anuncios